Portada » Sostenible y bioclimático

arquitectura eficiente

CONCEPTO

La Arquitectura Sostenible o Bioclimática ha sido, hasta la fecha, un concepto con gran proyección mediática que no acababa de materializarse como alternativa. El carácter conservador del sector de la construcción, el escaso apoyo público y la escasez de concienciación social han contribuido a que el desarrollo de estas iniciativas haya sido muy limitado a pesar del gran crecimiento edificatorio experimentado en los años de bonanza económica.

La palabra sostenibilidad se aplica a todo y en cualquier contexto, provocando incluso rechazo. La razón es el abuso del término o la ignorancia de su contenido real.

La sostenibilidad es un concepto biológico que se refiere al equilibrio entre una especie y los recursos de su entorno inmediato. Si no se mantiene ese equilibrio, como tantas veces ha ocurrido en la naturaleza, la especie desaparece. Un uso sostenible de los recursos es un uso racional de ellos que evite que se agoten.

La arquitectura sostenible debe gestionar una serie de recursos:

• Los materiales de los edificios.

• La energía con la que se acondicionan y se hacen habitables.

• El agua que se consume en ellos.

• El aire que tenemos que respirar en su interior.

PANORAMA ACTUAL

Al hablar de Arquitectura Sostenible o Bioclimática tendemos a destacar las cuestiones relacionadas con la gestión y ahorro de la energía, pero la tendencia actual es la consideración global de todos los aspectos que intervienen en el proceso arquitectónico valorando su adecuación ambiental.

Esta integración no debe concluir en el acto de proyectar, sino que debe extender su campo de acción para controlar las variables del proceso constructivo y de ejecución de la obra, contemplando las actuaciones necesarias que permitan preservar y mejorar (en lo posible) las condiciones iniciales, utilizando técnicas de control y mantenimiento donde el usuario tome parte activa.

Actualmente se construyen viviendas ignorando por completo el medio en que se asientan y con sistemas de aislamiento deficientes, siendo necesario instalar costosos sistemas de calefacción y refrigeración que derrochan grandes cantidades de energía.

VENTAJAS

  • Una actuación que tenga en cuenta la sostenibilidad y la eficiencia energética, es la única manera de que un inmueble no te salga mucho más caro a la larga.
  • El bien de nuestro entorno nos beneficia a todos, y nos convierte en personas altruistas y preocupadas por el bien social.
  • Estudiar tu inmueble de manera personalizada, hace que podamos adaptarlo a tus necesidades y a la forma en que va a utilizarse. El objetivo es hacer de él un lugar con mayor bienestar interior y mucho más saludable.
  • A nadie le gusta gastar innecesariamente su dinero, sobre todo sintiendo que mes a mes el precio de la energía sube, mientras que el sol y otras energías siguen siendo gratis.
  • Otorgarás a tu inmueble un valor añadido, una calificación energética oficial clase B o superior y una revalorización de mercado, convirtiéndolo en un icono de respeto y compromiso social.​

 ¿QUÉ ASPECTOS CONTEMPLA?

  • Ahorro energético, pudiendo incluso llegar a obtener la autosuficiencia energética.
  • Utilización de materiales constructivos que requieren poca energía en su transformación o su fabricación.
  • Estudio del bienestar interior en el inmueble basado en sus usuarios, el nivel de arropamiento, la actividad metabólica que se desarrolla en cada estancia, configurando la temperatura acorde al bienestar en cada momento.
  • Vinculación del inmueble con las condiciones exteriores (el clima, radiación solar, el lugar, el paisajismo, etc.) y utilización de entornos protectores
  • Reducción de la demanda energética y limitación de las pérdidas energéticas del edificio mediante la orientación y el diseño adecuado  de la envolvente. Aislamiento correcto, carpinterías exteriores acordes a los objetivos y una organización adecuada de espacios que permita una mejor vinculación energética.
  • Optimización de las aportaciones solares, mediante superficies acristaladas y la utilización de sistemas pasivos para la captación del calor solar. Posibilidad de utilización de sistemas pasivos de acumulación y distribución de la energía que nos rodea, de forma gratuita, para refrescarnos, calentarnos o generar electricidad, e incluso nutrirnos de agua y aprovechar los residuos que creamos.
  • Obtención de  un manual de utilización, para saber cómo hacer que tu inmueble sea más sostenible, consuma lo menos posible y en definitiva te salga más barato.